El Real Club de Golf de Las Palmas suma su séptimo trofeo centenario

El Real Club de Golf de Las Palmas custodia una de las más importantes colecciones de trofeos de toda Europa continental. De hecho, en sus vitrinas se guardan una serie de copas de extraordinario valor histórico y deportivo (entre ellas ya siete trofeos centenarios), que en el ciclo correspondiente al campo del Lomo del Polvo van desde la Palmer, instituida en 1894, hasta la Copa Victory, donada a la entidad decana en el año 1919.

Comenzando por la Copa Palmer, auténtica joya de la corona de este club, baste señalar, como mejor definición de su especial empaque, el hecho que se trata del trofeo más antiguo de España de cualquier modalidad deportiva y el segundo más antiguo de la Europa continental en la modalidad de golf. Por ello su disputa se convierte cada año en una cita ineludible para todos golfistas, para quienes constituyen un gran honor el inscribir sus nombres en tan ilustre convocatoria.

Tras la Copa Palmer aparecen en el Real Club de Golf de Las Palmas otros trofeos de gran prestigio, todo ellos con el especial añadido de gozar al día de hoy de la consideración de ser centenarios. El primero de ellos, la Copa Robinson, se jugó por vez primera en el año 1896, siendo, junto con la Copa Palmer, las únicas competiciones oficiales que comenzaron a disputarse en el siglo XIX.    

Otras de las copas con antigüedad de centenaria son, hasta el momento presente, la Copa Kennedy Erskine (1902) y la Copa Medrington (1904). Una y otra llegaron al club dentro de su fase de consolidación en el antiguo campo del Lomo del Polvo, en el barrio de Escaleritas, y como las mencionadas con anterioridad, poseen un especial atractivo dentro del calendario anual de competiciones.

A estos torneos le siguen, en orden de antigüedad, las copas Pagan y Cragg. La primera fue propuesta al club en 1906 y, un año después, la siguiente. Una y otra tiene un punto en común: fueron donadas por dos socios de gran notabilidad, como fueron Pagan y Cragg, que llegaron a ocupar, en cada uno de los casos con especiales diligencias en sus respectivos mandatos, la presidencia del entonces denominado Las Palmas Golf Club.

Hasta transcurridos doce años después de jugarse la primera edición de la Copa Cragg, no se registraron nuevas donaciones de trofeos en el club decano. Sería en 1919 cuando, de la mano de la señora James Miller, se instituyó la Copa Victory, cuya primera edición no habría de celebrarse hasta la siguiente campaña.

Con un torneo especial femenino se conmemoró el pasado sábado sobre el recorrido de Bandama el primer centenario de la Copa Victory, entrando a formar parte de los trofeos emblemáticos del Real Club de Golf de Las Palmas.

 

 

Fuente: José Rivero Gómez

 

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso Aviso legal