Entrevista a Salvador Cuyás Jorge, galardonado con la Medalla de Oro al Mérito en Golf

En la Gala del Golf 2018, Gonzaga Escauriaza, presidente de la Rfeg le entregó la Medalla de Oro al Mérito en Golf por su dedicación y fomento del deporte del golf

Por María Castillo. Canarias 7

¿Como empezó en el mundo del golf?

Me inicié en el golf gracias a mi padre en el año 1958 con 11 años y estuve jugando hasta que me fui a la universidad, retomando con 30 pues mi madre había instituido un torneo a la muerte mi padre y vine a participar. Desde entonces, en el mes de enero de cada año, se sigue jugando el Memorial Salvador Cuyas.

Me di de alta como socio de numero en el año 1.968, recién cumplidos los 21 y con el tiempo empecé a participar en la vida del club, no solo como jugador, sino en otras tareas, siendo miembro de la Junta Directiva con Carlos Alonso-Lamberti -durante 4 años- y a continuación como presidente, entre 1.992 y 2.001 en una primera etapa y desde el 2.008 hasta el 2016, en la segunda.

¿El golf le despertó pasión?

Pues no lo sé, el golf me ha acompañado toda mi vida, llegando a tener handicap 7 en mis mejores momentos, actualmente he subido hasta 14,8, inicialmente junto a mi padre y posteriormente ha sido algo casi congénito pues se lo he trasladado tanto a mis hijos como a mis nietos, estimando con cierto éxito, pues los dos mayores juegan muy bien desde la edad infantil y actualmente tengo la satisfacción de que mi hijo Salvador, quien estuvo conmigo durante ocho años como miembro de la Junta, es por méritos propios, el actual Presidente del Club.

¿Que le ha aportado el golf?

Cuando se es joven el golf, como en cualquier otro deporte, es pura competición donde impera la voluntad de ganar. Con más años, el golf se fundamenta en compartir ratos en los partidos a match play con los amigos, lo cual me encanta; en hacer ejercicio durante 4 horas, siendo un hecho cierto y no discutido, que es el deporte más sano entre los existentes.

Ha sido muchos años presidente del RCG de Las Palmas y ahora miembro de la Junta Directiva de la RFEG, muchos años dedicado al mundo del golf de manera altruista: ¿Que resumen hace?

Distingo de forma clara mis dos etapas como presidente.  La primera estuvo marcada por el entorno económico positivo en el que vivíamos en el que las Instituciones ayudaban a la promoción del golf, a través de la celebración de competiciones de profesionales, celebrando cuatro Open Challenger Tour, dos OKI-Tour y un Peugeot, amén del partido exhibición entre Severiano Ballesteros, Chema Olazábal, Sam Torrance y Colin Montgomery, el cual fue un hito, sumando varios campeonatos amateurs a nivel nacional. Esa etapa desde el punto de vista deportivo y de promoción de golf fue de las más importantes en la historia del Club.

La segunda etapa estuvo muy condicionada por la situación económica internacional, nacional y local. El Club, porque dichas circunstancias afectaban a las familias, vivió como paulatinamente fue perdiendo masa social y con ello la capacidad de mantener el cumplimiento de sus obligaciones, derivándose un importante riesgo para su normal desarrollo. Es por ello que fue importantísimo la comprensión del Cabildo de Gran Canaria, y de su presidente, entonces, José Miguel Bravo de Laguna, para la normal continuidad del Club y del cumplimiento de sus obligaciones. Actualmente tal talante positivo lo mantiene el actual presidente Antonio Morales, en cuyo mandato se pretende asentar de forma definitiva la situación legal del Club. Hay que entender, guste a quien le guste, que el Real Club de Golf de las Palmas es un icono de los canarios que lleva más de 127 años dando nombre a la Isla, tanto desde el punto de vista deportivo, social como turístico.

Le acaban de entregar la medalla de oro al mérito en golf ¿Cómo recibe esta distinción?

Lo primero decir que ha sido en un acto muy emotivo en la Gala anual del golf español ante presidentes de otros Clubs, de Federaciones autonómicas, en particular del canario Diego Cambreleng y de todos los deportistas que han logrado distinguir a España en competiciones internacionales en 2018, empezando por los profesionales y hasta los juveniles.

Me han informado que la medalla me ha sido otorgada por los méritos en la gestión social y deportiva, especialmente de promoción del golf. Nuestro Club es el Decano de los de España y por tanto somos referencia. En la segunda etapa como presidente, el Club fue reconocido con la Placa de Oro al Mérito en Golf, por el Consejo Superior de Deportes, el Can de Plata por el Cabildo Insular y la Placa de Oro al mérito en Promoción de Golf por el C.O.I.

Estos méritos pertenecen, en primer lugar, a los socios que nos apoyaron de forma unánime, a todos los que participaron en las Juntas que tuve el honor de presidir y de forma principal a todos los trabajadores del Club que supieron interpretar las instrucciones de la Junta y hacer con nosotros todos los sacrificios económicos en los momentos más críticos.

Ya hablando de su golf, ¿cuáles son sus golpes preferidos?

Hay un refrán que reza “que el drive da la gloria y el putt la victoria” pues personalmente me siento cómodo aprochando y soy bueno putteando, pero gustar, me gustan todos y en particular jugar en Bandama, un campo lleno de fortalezas pues gracias a los Capitanes de Campo y a los equipos de trabajo, esta habitualmente en excelentes condiciones.

¿Cuáles son sus jugadores más admirados?

La referencia en el golf mundial es y ha sido Severiano Ballesteros con el que tuve la oportunidad de compartir algunos ratos no solo acompañándolo en su juego sino durante almuerzos y cenas en sus diferentes vistas a Gran Canaria. Actualmente la referencia del golf en España, junto a Jon Rham y Sergio García, es sin género de duda Rafa Cabrera-Bello, al que desde niño he seguido en su evolución y he apoyado a través de los comités infantiles del Club, dado que, junto con sus hermanos, sobresalía en las competiciones en las que participaban.

¿Qué cree usted que podría mejorar en el golf de Canarias?

Canarias en general precisa de más ayuda tanto de las instituciones insulares como de las autonómicas. Solo hay que fijarse en Andalucía donde los diferentes gobiernos socialistas han apostado por el golf con lo que están en activo más de cincuenta campos, los cuales aportan un claro valor añadido a la economía por la atracción turística y deportiva. En Europa en invierno, es casi imposible jugar y nuestro clima es claramente mejor que el andaluz, pero es obvio que nos llevan una gran delantera. Si queremos igualar a los andaluces debe existir más ayudas a los inversores que apuestan por el golf para la creación de más campos.

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso Aviso legal