Olazábal vuelve a competir en el British Masters

José Mari Olazábal vuelve a la competición después de haber permanecido retirado durante 18 meses. El doble campeón del Masters de Augusta y victorioso capitán del equipo europeo de la Ryder Cup en 2012, tomará parte esta semana en el British Masters supported by Sky Sports y la siguiente en el Masters de Portugal. 

A lo largo de sus 31 años en el Circuito Europeo, Olazábal se ha visto obligado a retirarse durante varios y largos periodos debido a una constante artritis reumatoide contra la que ha tenido que batallar en distintas etapas de su vida. 

El guipuzcoano suma la friolera de 35 títulos internacionales en su historial, 23 de ellos en el Tour Europeo, considerando su segundo Masters de 1999 el mayor triunfo sobre la adversidad ya que unos meses antes tuvo que luchar contra una lesión del pie que casi acaba con su carrera.

Olazábal cumplió 50 en febrero siendo elegible para disputar el Circuito Senior, sin embargo, las próximas semanas serán cruciales para decidir los pasos a seguir tras permanecer alejado de la competición desde el Masters del 2015. En marzo de ese mismo año jugó el Trofeo Hassan II de Marruecos (29-3-15) terminando noveno empatado; dos semanas después firmó 71 golpes en la segunda vuelta en Augusta National (10-4-15); y un mes más tarde tuvo que retirarse antes de comenzar la primera vuelta del Open de España en El RCG El Prat (14-5-15) con fuertes dolores en los hombros, la zona inguinal y las articulaciones.

“Vuelvo a competir con ilusión. Quiero comprobar cómo aguanta el cuerpo en la vuelta a los “ruedos”: 18 hoyos, entrenamiento… será un buen test para saber si aguanto todo el día de pie. Últimamente he jugado 18 hoyos dos días, nueve otros dos días, ayer hice 18… así he ido intercalando.

“Me he inscrito en el British Masters y el Portugal Masters porque son los dos últimos torneos de la temporada que puedo jugar. Quiero probarme estas dos semanas pues de ello dependerá mi decisión de cara al año que viene, no sé si seguiré jugando el Tour Europeo o probaré suerte en el Champions tour… ya veremos.

“Toqué fondo en diciembre y a partir de enero empecé a notar ligera mejoría; ha sido un proceso lento, una inflamación de las terminaciones tendinosas que se insertan en la articulación. Voy mejor y, aunque no estoy al cien por cien, los dolores van disminuyendo. Sigo teniendo pequeñas molestias pero esas ¡ya forman parte del carnet de identidad!”.

Después de ganar su primer Masters en 1994, Olazábal tuvo que retirarse durante 18 meses mientras se recobraba de una poliartritis reumatoide que le hizo temer lo peor, no sólo que su carrera golfística había llegado a su fin sino que tendría que utilizar una silla de ruedas el resto de su vida; a pesar de ello, no dejó de luchar y volvió a ganar la segunda chaqueta verde en 1999.

El de Hondarribia no juega el British Masters desde el 2004 y confía en que su reaparición no cause demasiado alboroto; no es ajeno a reapariciones y, de darle la vuelta a la situación, sabe más que nadie: en la Ryder Cup 2012 en Medinah protagonizó, probablemente, la mayor gesta de la historia del golf al superar su equipo un déficit de 10 – 6 en los enfrentamientos individuales del último día y se trajo el trofeo a Europa, venciendo a los estadounidenses por 14½ - 13½.

Ahora que se prepara para otra “vuelta” bromea sobre sus anteriores hazañas y piensa que tal vez hayan sido olvidadas después de tan prolongada ausencia: “Me gustaría que mi vuelta a la competición fuese lo más discreta posible. Yo ya no soy noticia, la buena noticia son los “babies” de hoy en día: Rory McIlroy pegando un Drive de 388 yardas, Brooks Koepka con un hierro cuatro a 224 metros, tiros extraordinarios a bandera… Menudos castañazos, ¡la madre que…! Ellos sí que son noticia y lo demás, tonterías. Durante estos largos meses he visto por la tele casi todos los torneos y la Ryder Cup, del primero al último golpe.

“Llevo tanto tiempo sin competir que cuando llegue al campo de prácticas en The Grove y Oceânico Victoria me tendré que presentar: ‘Hola, soy Jose Mari, encantado de conocerte’”JM Olazbal Getty Images


Los “secundarios” decantan la balanza y Estados Unidos vuelve a reinar en la Ryder 8 años después

Ya decíamos hace unas horas que teníamos que vivir una jornada extraordinaria para albergar esperanzas de poder retener la Ryder dos años más… pero no pudo ser. La estrategia de Darren Clarke de poner la artillería pesada al principio quedó en nada en cuanto se pusieron en marcha los últimos seis partidos del día.

En éstos, Estados Unidos sacó el rodillo para ganar cinco puntos y sentenciar un evento en que, durante varios momentos de la jornada, Europa llevó la voz cantante. Así, Davis Love III se saca la espinita de lo vivido en Medinah hace cuatro años y lleva al combinado de las barras y estrellas a conseguir su segunda victoria en lo que va de siglo –después de la de Valhalla en 2008-. Y gran parte de culpa la tiene Patrick Reed.

Capitán América, como ya lo han bautizado al otro lado del charco, se ha echado completamente el equipo a la espalda, y con un balance de tres puntos y medio de los cinco disputados se ha convertido en el auténtico MVP del campeonato que se ha llevado a cabo en el Hazeltine National de Minnesota. De hecho, hoy ha tenido tiempo de vencer en el primer partido del día a Rory McIlory –número uno europeo- para dar un golpe sobre la mesa y empezar a forjar una victoria que durante varios momentos se les complicó a los norteamericanos.

Sobre todo cuando Henrik Stenson -3&2 frente a Jordan Spieth-, Thomas Pieters -3&2 ante JB Holmes- y Rafa Cabrera-Bello -3&2 ante Jimmy Walker- colocaban el marcador a solo un punto de distancia. Pero ya sabemos, por experiencias anteriores, cómo se las gasta el último día. Y quitando la meritoria victoria de Kaymer sobre Matt Kuchar -1 UP- y el empate in extremis de Sergio García contra Phil Mickelson –para enmarcar el duelo que han protagonizado ambos con 19 birdies en total y nueve bajo par para cada uno- el marcador se ha llenado de color rojo.

Rickie Fowler, Ryan Moore, Brandt Snedeker, Dustin Johnson, Brooks Koepka y Zach Johnson se deshicieron sin muchas dificultades de los ingleses Rose, Westwood, Sullivan, Wood, Willett y Fitzpatrick, respectivamente, y colocaron un 17 a 11 final que le sirve al conjunto de las barras y estrellas para cortar la racha triunfal europea y para que sea Le Golf National francés  el escenario donde el viejo continente trate de recuperar la corona en solo un par de años.

 

Brandt-Snedeker-Ryder-Cup-2016-PGATour

Fuente: www.opengolf.es

 

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso Aviso legal